Desde el pasado miércoles, ciudadanos de ese país salen a las calles a marchar en contra de la decisión del gobierno de alzar los precios de los combustibles.
En desafío a la autoridad, la mayoritaria Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (Conaie) también declaró un “estado de excepción en todos los territorios indígenas”. “Militares y policías que se acerquen a territorios indígenas serán retenidos y sometidos a la justicia indígena (reconocida por la Constitución)”, señaló la organización en un comunicado.
El portavoz de la Conaie, Apawki Castro, dijo a la AFP que comunidades indígenas han retenido a varias decenas de uniformados, lo que no es reconocido por el Ejecutivo. Grupos de aborígenes y campesinos continuaron este domingo bloqueando carreteras.
Las protestas se produjeron en una decena de provincias de la costa y del cordón andino, desde Carchi (norte y fronteriza con Colombia) hasta Loja (sur y limítrofe con Perú), según el Sistema Integrado de Seguridad ECU 911.
Entre los incidentes, el gobierno reportó que “se encontró a un hombre de 35 años sin signos vitales, víctima de un atropello por un vehículo que aparentemente huía del lugar al ser agredido por comuneros que mantienen bloqueada la vía pública” en Azuay (sur). La ministra del Interior, María Paula Romo, indicó el balance nacional incluía 14 civiles heridos, entre ellos un joven que perdió un ojo, y 477 arrestados, la mayoría por actos vandálicos.
Fuente: PULZO