Luego de casi un mes de que se abriera el país al turismo, Portugal volvió este jueves a las medidas preventivas tras un rebrote de casos de coronavirus que se concentra en Lisboa. El país europeo es ahora la tercera nación con más contagios por cada 100 mil habitantes.

Tras un Consejo de Ministros celebrado este jueves, se llegó a la conclusión de activar el estado de alerta a todo el país, el estado de contingencia al área Metropolitana de Lisboa y el estado de calamidad a 19 distritos de la capital. Hoy la ciudad concentró el 77 % de los 311 nuevos contagios y 4 de los 6 fallecimientos.

Además, el Gobierno decretó que en el área Metropolitana de Lisboa se prohibieran reuniones de más de 10 personas y en Lisboa las reuniones de más de 5 personas, el comercio deberá cerrar a las 8:00 de la noche y se prohíbe la venta de alcohol en las gasolineras; quien incumpla estas medidas deberá pagar una multa de 350 euros.

Los expertos de la salud en Portugal no atribuyen estos rebrotes al desconfinamiento debido a que muchas de las actividades como obreros de la construcción civil y de empresas de trabajo temporal nunca suspendieron actividades.