Agentes de la Policía Metropolitana de Barranquilla llegaron justo a tiempo para rescatar a un bebé de apenas dos días de nacido que fue abandonado por su madre en la calle Murillo con carrera 44 en una zona enmontada del citado lugar.

Según el informe entregado por la Policía, un transeunte caminaba por el sitio cuando afortunadamente escuchó el llanto del recién nacido. De inmediato dio aviso al CAI más cercano y se llevaron a cabo las medidas necesarias para salvaguardar la integridad del niño, quien tenía en una sábana azul que lo envolvía una carta redactada por la madre.

El teniente Juan Giraldo, comandante del CAI, se apersonó de la situación y junto con una patrulla movilizaron al infante a la Clínica San Diego para verificar su estado de salud y posteriormente entregarlo al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar para que se haga cargo de la situación del menor.