Foto: Captura de pantalla
Las autoridades españolas liberaron a 17 mujeres colombianas explotadas sexualmente, a las que amenazaban con rituales de santería y brujería, y detuvo a diez personas de esa nacionalidad, que formaban parte de una red familiar que también se dedicaba al tráfico de drogas.
La operación se desarrolló en la ciudad de Zaragoza (centro de España) en colaboración con la Interpol, informó hoy el Ministerio de Interior español.
Los líderes de esta organización publicaban anuncios en internet en los que ofrecían la opción de adquirir y consumir cocaína durante los encuentros sexuales con las mujeres, lo que denominaban “fiesta blanca”, según la fuente.

La investigación comenzó gracias a una denuncia anónima al teléfono de atención a víctimas de trata de la Policía española y los agentes comprobaron la existencia de una red familiar que extendía sus tentáculos desde Colombia hasta España, donde estaba asentada gran parte de la organización.