En el barrio Rebolo, sur-oriente de Barranquilla, ya empezó el cerco epidemiológico. La medida fue promovida por gobernación del Atlántico y alcaldía de Barranquilla con el único fin de que se cumplan los protocolos de autocuidado para evitar que las cifras en este barrio popular de la ciudad sigan aumentando. En varias cuadras se puede apreciar a agentes de la Policía velando para que nadie ajeno a la zona ingrese.

El cerco ha empezado en  la calle 21 entre carreras 20 y 23 y se dispusieron varias vallas metálicas para delimitar las zonas.

Según cifras del distrito, el barrio tiene 117 casos de contagios por coronavirus y ocupa el primer lugar de las zonas más afectadas de la ciudad por la pandemia. Sobre la medida se pronunció Jaime Pumarejo, alcalde de la ciudad: “Estamos interviniendo los puntos con más densidad de contagio, para que se reduzca. Este es un esfuerzo conjunto con la comunidad para poder mitigar el virus. Estaremos verificando que se esté cumpliendo la cuarentena al pie de la letra y que se tengan en cuenta las respectivas excepciones”.

“Me parece una medida acertada y es por nuestro bienestar. Lo importante es que se busca resguardar la salud de los habitantes de estas cuadras”, pronunció Javier Sarmiento, habitante del lugar.

Jaime Pumarejo indicó que esta es una medida de acompañamiento y no una imposición: “Este trabajo será con la comunidad y no será una imposición. Es un acompañamiento y lo último que queremos es que se sientan estigmatizados”.