Ayer se aprobó en el Senado mediante una sesión virtual, y luego de varias etapas, la ley que condena a cadena perpetua a los violadores y asesinos de niños. Varias personas celebran esto, sin embargo, aunque a primera vista parece algo positivo, varias voces autorizadas han hablado sobre el tema que polariza a Colombia por que se trata de una ley inconstitucional, es decir, va en contra de lo que dicta el artículo 34 de la Constitución de 1991 que prohibe estas condenas.

La primera persona en celebrar esta medida fue el presidente de la República, Iván Duque. “Hoy Colombia tiene un gran motivo de felicidad”, indicó este jueves el presidente refiriéndose a la nueva medida.

“Hoy Colombia va a tener cadena perpetua para violadores y asesinos de menores de edad… Todo aquel que pretenda agredir y quitarle la naturaleza, la espontaneidad, la alegría de un niño; violentándolo, agrediéndolo, violándolo… y lo que es aun peor, aquellos que han llegado a esa condición ruin de asesinar a un niño. Colombia va a tener la cadena perpetua para que esos delitos tengan una sanción ejemplarizante”, celebra Duque.

Sin embargo, un detractor de esta medida fue el senador del Partido de la U, Roy Barreras. El político de 56 años tildó esta medida de “engaño” tras una entrevista radial. “Lo que hicieron fue abrirle una puerta de salida a monstruos como Garavito o Uribe Noguera”. El senador ataca esta ley, pues argumenta que la violación tenía una condena de 40 años y si iba acompañada de otros delitos como tortura y asesinato ascendía a 60.

“Con esta pena mal hecha, todos los delitos de esta naturaleza tienen la misma pena, por lo tanto, al criminal le parecerá mejor matar al testigo, porque, en los pocos casos que se ha llegado a condena es por el testimonio del menor”, explicó el congresista Barreras.

Otro que se unió fue el senador del partido Lista de la Decencia, Gustavo Bolívar:

La controversial medida fue aprobada con 77 votos a favor y 0 en contra, algunos de los congresistas que estaban en la sesión virtual se salieron de la sala para no votar.