Este jueves 16 de julio, Día de la Virgen del Carmen, muchas personas acataron las medidas establecidas por los distintos gobernadores y alcaldes de la costa Caribe colombiana para prevenir el aumento en los casos de contagio de covid-19. Sin embargo, el concejal Antonio Carlos Berdugo Ospino, del municipio de Calamar, departamento de Bolívar, omitió las restricciones previamente establecidas y celebró a su modo la tradicional fiesta religiosa.

Con ron, una banda de viento y varios disparos al aire que cerraron con “broche de oro” la desobediencia del cabildante, Berdugo Ospino mostró su devoción a la figura religiosa.

La desobediencia de concejal puso en riesgo no solo su vida al festejar sin ningún método de prevención, sino también la del sector en el que se realizó el festejo debido a los disparos que realizó con el arma de fuego.

La personera del municipio, Yasmiri Griselda Del Real Vásquez, entregó el caso al Procurador Provincial del Carmen de Bolívar, Javier Antonio Cohenpara que se lleven a cabo las respectivas investigaciones.