Las autoridades a través de la Dirección de Antinarcóticos, logró la incautación 850 kilos de cocaína en la terminal marítima de la capital de Bolívar, donde policías, con la canino ‘Alana’, evidenciaron irregularidades al interior de varios sacos que almacenaban material para la construcción, entre ellos pegante para pisos.
Fueron inspeccionados 269 sacos que contenían adhesivos para cerámica, mezclados con lo que al parecer seria clorhidrato de cocaína, por ello los policías procedieron a realizar una prueba de identificación preliminar homologada (PIPH), que arrojó positivo para el alcaloide.
Entre tanto, los sacos fueron llevados hasta el laboratorio de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional, para la extracción del alcaloide y se evidenció que era cerca de una tonelada la que pretendían enviar hacia Centroamérica y Estados Unidos, bajo esta modalidad.
De acuerdo a las investigaciones realizadas por inteligencia de la Policía de Antinarcóticos, establecieron que este cargamento de cocaína pertenecería a una organización que compra el alijo en el Bajo Cauca, quienes utilizan la ruta que conduce hacia Caucasia – Planeta Rica – Santiago de Tolú – Turbaco y hasta llegar a la terminal marítima en Cartagena.
Por la modalidad, esta organización contrató servicios profesionales de un químico, quien sería la persona encargada de realizar el proceso para mezclar la cocaína con el adhesivo para cerámica.
Información suministrada: ZONA CERO